11.8 C
Cajamarca
11.8 C
Cajamarca
viernes, agosto 19, 2022

ELECCIONES PRESIDENCIALES: RETOS Y OBJETIVOS

Debes leer

REDACCIÓN: Santiago Fernández.

TIEMPO DE LECTURA: 2 minutos, 17 segundo.

Rodeados de una clase política mediocre, tenemos la obligación y responsabilidad de fiscalizar y exigir buenos gobernantes. Para esto tenemos que incrementar nuestra participación mediante la información y el análisis crítico.  Proponer en lugar de atacar y siempre ver las dos caras de la moneda son consejos simples que pueden marcar una diferencia. Difundir ideas sustentadas y plantear soluciones a los problemas cotidianos de nuestros compatriotas es mucho más productivo que criticar desmedidamente un plan de gobierno o a un político determinado. Debemos ser conscientes que cada discurso tiene una contraparte que también debemos evaluar. Estar abierto a escuchar nuevas ideas y partir del supuesto que podemos estar equivocados, genera un clima de interacción, respeto y armonía al momento de conversar, lo cual beneficia a todos.

Las propuestas deben ir orientadas a las necesidades específicas de cada sector de la población. Por este motivo, se llevó a cabo un proceso de descentralización para dotar de responsabilidades a los gobiernos regionales y locales. Este proceso fue muy accidentado, principalmente por la falta de fiscalización, lo cual permitió niveles altísimos de corrupción en las provincias. Por ejemplo, los gobiernos regionales solo ejecutaron el 51% de su presupuesto el 2019, mientras que los locales el 52%. ¿A dónde se fue la otra mitad del presupuesto? ¿Quiénes son los encargados? Es injusto que los microempresarios se maten generando empleo y riqueza para que los gobernantes lo despilfarren y se lo metan a los bolsillos.

En la actualidad, creo que estas necesidades son claras: salud, educación, infraestructura y seguridad. Las propuestas deben atacarlas de la forma más eficiente posible. El acceso a servicios de calidad en estos aspectos permitirá que tengamos las herramientas para comenzar a ser creadores de riqueza y promotores de empleo. Al abrir una bodega, restaurant o ferretería, damos empleo y mejoramos la calidad de vida de otras personas. Lo mismo sucede, a mayor escala, con las grandes empresas. Estas invierten, crean puestos de trabajo e impulsan a su vez otras industrias dentro de esa cadena de valor. Tenemos que incentivar su creación eliminando todas las regulaciones innecesarias que tenemos. Imagínense lo difícil que es para un bodeguero tener que cumplir con todos esos requisitos para ser formal. ¡Una locura!

Ubicadas las necesidades y los retos para cubrirlas, únicamente queda evaluar las propuestas y, como mencioné, ver las dos caras de la moneda. Un candidato puede proponer gastar 10% del PIB en educación, lo cual me parece válido. Sin embargo, ¿cuáles son las consecuencias? El país únicamente recauda 14% del PIB, por lo que gastar 10% en educación nos dejaría sin presupuesto para salud, infraestructura y seguridad. Además, tenemos déficit fiscal y estamos endeudados. Esta propuesta impide poder pagar nuestra deuda e incentiva a refinanciarla o en el peor de los casos tener que imprimir billetes. Esto nos regresaría a la época de Alan García en los ochenta. Escasez, colas en mercados, hiperinflación y crisis. Algo que sonaba bonito terminó resultando un fracaso rotundo. Estamos en un punto de quiebre y depende de nosotros el futuro del país.

El Mercurio, Abril 2021.

Más artículos

- PUBLICIDAD -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Últimos artículos